• Hablando de no-code en la Araba Encounter

    Hoy he tenido el gran honor de participar una vez más en la Araba Encounter, esta vez en su séptima edición. Ya lo hice de forma presencial, en el año 2016, para hablar sobre Markdown. En esta ocasión, (una vez más y ya van…) la intervención ha tenido que ser online. Una breve charla de 30 min hablando sobre uno de mis temas favoritos a día de hoy: el no-code.

    Es un tema en el que estoy muy metido últimamente, impartiendo cursos de formación sobre diferentes herramientas como AppGyver, Webflow, Carrd y muchas otras y el cual tiene mucha aceptación entre los asistentes a los mismos. Es un fenómeno que está en pleno auge. Y no es para menos, hace unos años sería impensable la idea de que gente sin conocimientos técnicos ni de programación pudiera crear soluciones de software profesionales con herramientas 100% visuales. Y esto mismo es el no-code. Si te interesa el tema, te animo a que veas el vídeo, y también a que eches un vistazo a los diferentes cursos formativos que estoy impartiendo sobre la materia. Próximamente tienes la posibilidad de asistir a una nueva edición del curso de desarrollo de apps sin código con AppGyver y al de desarrollo de páginas web sin código con Webflow, ambos organizado por la iniciativa Enpresa Digitala del Departamento de Desarrollo Económico y de Competitividad del Gobierno Vasco.

    La verdad, ha sido un inmenso placer participar una vez más, después de 6 años consecutivos hablando en la Euskal Encounter. Tras la charla la gente ha participado en el chat de Discord y he respondido a sus preguntas. La verdad, es una pena todo esto que estamos viviendo y que no podamos vernos las caras en estos pedazo de eventos como son la Araba Encounter o la Euskal Encounter. Pero mientras contamos los meses para volver a juntarnos, bendita tecnología la que tenemos en nuestras manos para poder seguir compartiendo conocimiento. Nos esperan años apasionantes. Un saludo, y hasta la próxima.

  • Herramientas para teletrabajar

    Estos días, debido al COVID-19, o más conocido como Coronavirus, a muchos de nosotros nos va a tocar teletrabajar, o lo que es lo mismo: trabajar desde casa.

    Como persona que lleva ya 6 años practicando el teletrabajo, ante esta nueva situación, quiero aportar mi pequeño granito de arena, recoméndandote una serie de herramientas que te pueden venir muy bien a la hora de trabajar desde casa, en caso de que tu empresa no esté preparada o no te haya proporcionado las herramientas específicas para ello.

    Herramientas hay muchas y, para que todo esté lo mejor organizado posible, he presentado la información en forma de tabla, para que la tengas accesible de forma cómoda. Dentro de esta tabla, puedes filtrar por  tipo de herramienta: videoconferencias, trabajo colaborativo, control de tiempo, productividad…etc. Por cada registro puedes ver el nombre de la herramienta, la url para utilizar o descargar, y una breve descripción indicando para qué sirve.

    Solo espero que, además de que todo esto se soluciones cuanto antes y todos podamos volver a nuestras vidas normales, este asunto sirva para que todos, trabajadores y empresas, nos concienciemos de las bondades del teletrabajo y cada vez sea una práctica más habitual. Deberíamos estar en este punto desde hace tiempo, pero como dice el refrán “nunca es tarde si la dicha es buena”.    

    Si este artículo te ha resultado interesante, compártelo con tus conocidos y compañeros, para que en caso de tener que teletrabajar estas próximas semanas, puedan tener acceso a todas estas herramientas. Y, por supuesto, si conoces alguna otra, házmelo saber y la añadiré encantado.
    ¡Larga vida al teletrabajo!

  • El fenómeno “no-code” ha venido para quedarse

    Si hay un término que estarás leyendo en todas partes últimamente, ese es el de “no-code”. Este fenómeno no es nuevo, pero de lo que no hay duda es de que está más fuerte que nunca y amenaza con quedarse con nosotros una buena temporada, quién sabe si haya el punto de destronar otras opciones más tradicionales.

    ¿Qué es eso del no-code?

    Cuando hablamos de herramientas “no-code”, nos referimos a soluciones software que nos permiten crear productos o servicios digitales, con un resultado profesional, sin necesidad de escribir una sola línea de código de programación.

    Por lo tanto, ya no es necesario tener un perfil de desarrollador para desarrollar una app o crear un prototipo funcional de nuestra nueva web. Esto es especialmente importante, puesto que posibilita que cualquier perfil dentro de nuestra organización pueda implicarse dentro de este tipo de procesos, incluso los perfiles con un menor nivel técnico.

    En torno al “no-code” se está creando una pequeña industria, que casi cada semana nos trae una nueva herramienta con la que crear nuestros proyectos digitales. Hasta el punto que un mercado de 1.700 millones de dólares en el año 2015, se estima que alcance los 21.000 millones de dólares en el año 2024, según Forrester.

    Normalmente hablamos de herramientas y servicios con precios bastante asequibles, con pago recurrente, mensual o anual, y diferentes tipos de licencias.

    ¿Qué podemos hacer con este tipo de herramientas?

    Primero la respuesta corta: de todo. Desde páginas web o aplicaciones móviles, pasando por prototipos funcionales de sistemas de software, hasta automatizar la interconexión entre varias aplicaciones o servicios, inteligencia artificialhojas de cálculo con propiedades de bases de datosdocumentos enriquecidos que después podemos publicar como una web, desarrollo de videojuegos…hasta el punto de poder crear aplicaciones desde una app en nuestro smartphone.

    Y esto es solo el principio, lo que pueda estar por venir es prometedor. Ya no solo estamos hablando de pequeñas startups como Webflow o Airtable, sino que los “Big-players” como Google o Microsoft también quieren jugar este partido. Y ya sabemos lo que pasa cuando estos gigantes entran en juego, para bien y para mal.

    ¿Cuáles son las herramientas más populares?

    Como mencionábamos anteriormente, casi cada semana sale algún nuevo servicio, pero los más utilizados son:

    • Webflow: Desarrollo web mediante interfaz gráfica, con opción de alojamiento desde la plataforma ?? https://webflow.com
    • Airtable: Hoja de cálculo con opciones propias de base de datos, muy útil para utilizar dentro de nuestra web ?? https://airtable.com
    • Carrd: si necesitas hacer una landing page en tiempo récord, es tu opción ?? https://carrd.co
    • Glide: crea tu app para iOS y Android a partir de una hoja de cálculo de Google Sheets ?? https://www.glideapps.com
    • Notion: documentos súper vitaminados, con tablas, calendarios…este artículo está escrito con Notion ?? https://www.notion.so
    • Coda: competencia de Notion, con opción incluso de publicar nuestros documentos como una página web. ?? https://coda.io
    • Adalo: desarrollo de apps multiplataforma mediante bloques, de forma gráfica ?? https://www.adalo.com
    • Bubble: desarrollo de apps de forma visual, con conexión a bases de datos externas, plugins…?? https://bubble.io
    • Shopify: plataforma online para crear tu ecommerce ?? https://www.shopify.com
    • Zapier: automatiza tareas repetitivas, entre varios servicios y aplicaciones externas y deja que ellas trabajen por ti ?? https://zapier.com

    Casos prácticos de proyectos realizados con herramientas no-code.

    A continuación te dejo una serie de casos prácticos de proyectos realizados de forma íntegra con herramientas “no-code” (el primero es mío ?):

    Me interesa mucho el tema, ¿dónde puedo conseguir más información?

    De la mano de todas estas nuevas herramientas, están proliferando un montón de blogs, consultorías, eventos y sitios en los que se habla sobre “no-code”. Actualmente, los más recomendables y donde encontrarás información más interesante son:

    Yo mismo tengo intención de hablar mucho más de no-code, y si conoces algún otro sitio interesante, házmelo saber para que podamos compartirlo y disfrutarlo entre todos.

    Para cerrar, te diré que yo soy un gran amante de estas herramientas. Para alguien formado en Ingeniería Informática, pero que disfruta mucho más del proceso de creación y gestión de proyectos, que del de programación pura y dura (de hecho siempre fue lo que menos me gustó de la carrera), todo este movimiento es una bendición. Me permite lanzar mis proyectos y los de mis clientes de una forma rápida, potente a la vez que sencilla, para así poder centrarme en el qué, más que en el cómo.

    Y me parece tan interesante que estas próximas semanas impartiré una jornada formativa de 3 horas, hablando sobre este tema. Si eres de la zona de País Vasco y alrededores, te espero en los parques tecnológicos de Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Mondragón. Estaré encantado de que asistas y hablar de no-code contigo en la pausa para el café ☕️.

    En este enlace tienes más información y acceso a la inscripción (es gratuita) de la jornada de 3 horas “El fenómeno no-code está aquí para quedarse”.

    ¡Larga vida al “no-code”!

  • Gestión de tiempo #2#: Time blocking, bloquea espacios para tus tareas

    Si en la anterior entrada sobre gestión de tiempo, te hablaba de la importancia de organizar tu tiempo, en esta ocasión vamos a introducirnos en una metodología de gestión de tiempo: el time blocking.

    El time blocking consiste en “bloquear” tramos de tiempo en nuestro calendario, de forma que estén asignados previamente a ponernos a trabajar en nuestras tareas. De hecho, la filosofía del time blocking se resume en: “Un momento para cada tarea y una tarea para cada momento”. Por supuesto, también puedes bloquear tiempo para tus cosas personales.

    Herramientas

    Cualquier herramienta de calendario servirá. Calendario físico en papel, la app que viene por defecto en tu smartphone…eso es lo de menos. Sí que te recomiendo que sea una app de calendario, con sincronización en la nube, por aquello de poder ver y actualizar en cualquier momento y lugar, además de poder compartir calendarios y colaborar con algún compañero o familiar en caso de ser necesario.

    Por tanto, servicios como Google Calendar, el calendario de iCloud o el que viene integrado en Outlook son opciones más que válidas. Además, independientemente del servicio que utilices, podrás después gestionarlo desde la app que más te guste. Así pues, yo actualmente utilizo el servicio de Google Calendar, puesto que tengo una cuenta de empresa de Google para mi correo electrónico, pero lo gestiono indistintamente desde la web de Google Calendar y desde una app para iOS que se llama Calendars 5, tanto en iPhone como en iPad. En realidad, podría gestionarlo desde cualquier app que se integre con el calendario de Google.

    Por tanto, elige la herramienta que más te guste y con la que te sientas más cómodo y adelante.

    Tareas importantes y tareas urgentes

    Antes de ponerte a asignar bloques de tiempo para cada una de las tareas, es importante que previamente, en la fase de organización, hayas identificado el tipo de tareas que tienes que realizar.

    No será lo mismo las tareas urgentes que tienen que hacerse para ya, que las tareas que puedes hacer dentro de un par de días puesto que no son críticas para el días a día de tu negocio. Pero ten una cosa clara: es vital identificar las tareas importantes. Normalmente cometemos un error muy común del que hay que huir a toda costa: anteponer lo urgente a lo importante.

    Esto no debería ser así, sino acabaremos siendo esclavos de lo último que llega, aplazando de forma indefinida lo que nosotros habíamos identificado previamente como importante. Además, seamos sinceros: ¿cuántas veces realmente esas tareas “urgentes” son tan urgentes como creemos o nos hacen creer?

    Llevando esto al extremo, aunque sé que en muchos casos no será un enfoque realista, lo ideal sería que las tareas que no son importantes, las deleguemos si es posible e incluso podríamos llegar a eliminarlas directamente. La realidad es que hay tareas que, aunque no sean vitales para el desarrollo de nuestro negocio, hay que llevarlas a cabo en algún momento.

    ¿Cómo decidir el momento a asignar para cada tarea?

    Muy sencillo: reserva las horas del día en las que eres más productivo para las tareas importantes. ¿Te levantas cargado de energía cada mañana, con ganas de comerte el mundo? Bloquea ese tiempo para las tareas más importantes. ¿Acaso eres “ave nocturna” y tu pico de productividad empieza cuando el resto nos vamos a dormir? Sin problema, en tu caso lo mejor será reservar ese espacio para las tareas importantes.

    Por tanto, aquí lo importante es que cada cual se analice a sí mismo, para identificar los momentos del día en que está más activo, con más ganas y fuerzas de hacer cosas…en definitiva, sus “momentos productivos”. Si previamente hemos identificado las tareas más importantes, será realmente sencillo asignarlas a su bloque de tiempo más adecuado ¿verdad?

    Configurar el calendario: tipos de bloques

    En cualquiera de los servicios de calendario que hemos mencionado al principio, se pueden configurar distintos calendarios, de forma que a cada uno le asignemos un color diferente. De esta forma, cuando creemos un tipo de tarea, podremos identificarla fácilmente, de un golpe de vista, para saber qué tipo de tarea tenemos que realizar en cada momento.

    Espacios entre bloques

    Por último, vamos a tratar un tema vital en “time blocking”: los espacios en blanco o bloques libres.

    Siempre hay imprevistos, eso lo sabemos. ¿Por qué dejamos que nos pillen a contrapie y arruinen nuestra planificación? Esto se puede evitar, es tan sencillo como bloquear espacios de tiempo en nuestro calendario para cuando lleguen. ¿Que tenías tiempo reservado para “marrones” o imprevistos y no llegan? No hay problema, tiempo que tienes libre para ti, para tus aficiones, pasar tiempo con tu familia…lo que quieras. Y por qué no, también puedes aprovecharlo para mover otros bloques, adelantar otras tareas y dejarte ese tiempo libre para otro momento que puedas aprovechar mejor.

    En mi opinión, en esto de la productividad personal y la organización de tiempo y tareas, no hay fórmulas mágicas. Lo mejor es coger varias técnicas, probarlas y adaptarlas a nuestro flujo de trabajo, de forma que encontremos nuestra propia metodología. En ese proceso, sin duda, dale una oportunidad al time blocking, seguro que te será útil.

  • Nuevo proyecto personal: podcast diario “Si dudas, hazlo”

    Tenía muchas ganas de escribir este post. Finalmente me he decidido a lanzar un podcast propio, de frecuencia diaria, en el que trataré los temas que más me interesan y los cuales ocupan gran parte de mi actividad profesional.

    ”Si dudas, hazlo” se publicará cada día a las 8:00 de la mañana de lunes a viernes, y cada día de la semana estará dedicado a una temática concreta:

    • Lunes: emprendimiento
    • Martes: desarrollo web
    • Miércoles: productividad personal
    • Jueves: marketing online
    • Viernes: miscelánea

    Tras 6 meses grabando, editando y publicando el podcast Techonomy cada semana, de la mano de Edu Polo, he adquirido los conocimientos necesarios para tener un flujo de trabajo bastante productivo, el cual pretendo mejorar con este nuevo proyecto.

    El podcast estará disponible en vuestro podcatcher favorito, además de las plataformas habituales: Apple Podcasts e iVoox desde el primer día, y en las próximas semanas también en Spotify, TuneIn y Google Podcasts.

    Por supuesto, también en esta página web estarán disponibles todos los capítulos del podcast en https://itermar.io/podcast

    Por tanto, no tienes excusa para no escucharme cada día en “Si dudas, hazlo”, intentaré robarte no más de 10-15 minutos por capítulo. Estoy muy ilusionado con este proyecto y espero llegar cada día a más gente, de forma que podamos crear una pequeña comunidad de gente con ganas de emprender su proyecto en Internet, mejorar su productividad personal e interesada en Internet y las nuevas tecnologías.

    Por de pronto, ya tienes disponible el capítulo 0, en el que presento el podcast y a mi mismo, el lunes 14 arrancamos con el primer capítulo sobre emprendimiento. ¿Te apuntas?

  • Entregar un vídeo tutorial al cliente al finalizar el proyecto web

    Cuando un cliente nos pide diseñar y/o desarrollar su página web, podemos pensar que una vez terminado el diseño/desarrollo ya hemos terminado. Dependiendo de los requerimientos del cliente y de lo que hayamos acordado vía contrato y/o presupuesto, puede que así sea pero ¿y si queremos dar un valor añadido a nuestros clientes? Personalmente, desde hace unos años, siempre que tengo un cliente nuevo, al finalizar el proyecto web en WordPress, le envío un video tutorial sobre cómo puede manejarlo, generar contenido, configurar alguna propiedad específica de algún plugin…etc.

    En mi caso lo añado por defecto en el presupuesto, pero también podéis entregarlo después, por voluntad propia. En cualquier caso, vuestros clientes lo agradecerán, y vosotros también.

    Personalizado o genérico

    Por experiencia propia, cuando te planteas preparar un tutorial en vídeo para el proyecto de un cliente, la primera opción es crear uno personalizado para su caso concreto. Esto es, un vídeo por cada proyecto y cada cliente.

    Esta aproximación está muy bien, de hecho yo mismo la pongo en práctica muchas veces, puesto que da un “plus” al cliente y lo siente como algo propio y más “personal”.

    Pero existe otra opción que es la de tener preparados vídeos genéricos, explicando funcionalidades, configuraciones o formas de editar concretas, de forma que sirvan para todos nuestros clientes.

    En este caso, la optimización de nuestro tiempo y nuestro consiguiente aumento de productividad está claro: grabamos una vez, reutilizamos las que haga falta. Perdemos esa parte de personalización y de exclusividad, pero ganamos en versatilidad.

    Además, no estamos hablando de enviar a nuestro cliente enlaces con vídeos o tutoriales que puede encontrar en Google, sino que se tratan de piezas de contenido creadas por nosotros mismos, con nuestra voz y nuestra forma de expresarnos y de hacer las cosas.

    De hecho, nada nos impide utilizar una tercera vía: tener varios vídeos grabados que solucionen la gran mayoría de dudas de nuestros clientes, y después grabar pequeños vídeos más cortos con las necesidades de cada proyecto concreto en caso de que lo necesiten

    Cómo preparar el tutorial

    En primer lugar, lo más importante es tener pensado qué funcionalidad vamos a explicar o qué posibles problemas vamos a solucionar con nuestros vídeos.

    Es buena idea preparar un pequeño guión (nada elaborado, un mero listado ordenado de temas a tratar), y de realizar los pasos a modo de “ensayo” (aunque al tratarnos de profesionales de nuestro campo, acostumbrados a trabajar con la herramienta o tecnología, esto no es 100% necesario).

    Una vez hecho esto, podemos empezar a grabar.

    Qué aplicaciones o servicios utilizar

    Lo más habitual en estos casos y con el fin de no complicarnos la vida en exceso, es realizar el tutorial a modo de screencast, esto es, grabar lo que sucede en pantalla, con nuestra voz de fondo. Vamos, como has visto tantos y tantos vídeos en YouTube.

    Hay aplicaciones específicas para esto, como Screenflow o Camtasia. Son aplicaciones de software súper completas, utilizadas por una gran cantidad de usuarios en todo el mundo y seguramente muchos de esos vídeos que habrás visto en YouTube, estarán hechos con alguna de ellas.

    Pero para lo que nos ocupa no es necesario que utilicemos herramientas tan completas ni que invirtamos dinero en ello, ya que ambas son de pago. Actualmente, casi todos los sistemas operativos incluyen de serie opciones de captura de pantalla (y audio, aunque no lo haya mencionado todavía). En el caso de macOS, dentro de la aplicación QuickTime tenemos esa opción, en iOS también tenemos opción de grabación de pantalla y en Windows existe la opción Game DVR, que aunque pensada para grabar gameplays de XBox, sirve perfectamente para el propósito que nos ocupa en esta entrada.

    Por tanto, ya ves que con tu equipo, de serie, tienes distintas opciones para grabar lo que sucede en pantalla e ir “comentando la jugada”, sin necesidad de instalar nada adicional.

    En cuanto al audio, puedes utilizar el micrófono incorporado el equipo, o conectarlo a unos auriculares con micrófono, tampoco hace falta complicarse la vida con opciones más profesionales para este tipo de tareas.

    Cómo se lo enviamos al cliente

    Vale, ya tenemos nuestro contenido listo, grabado y editado, ahora ¿cómo se lo hago llegar al cliente?

    Bueno, antes de enviárselo, asegúrate que lo has exportado a un formato con una calidad aceptable, pero que tampoco ocupe demasiado espacio. No sabemos en qué circunstancias descargará o visualizará el audio el cliente, y recuerda que se trata de facilitarle la vida.

    En segundo lugar, nuestro primer instinto puede que sea enviarle el o los archivos de vídeo por email. Problema: el email no soporta el envío de archivos demasiado grandes, por lo que en principio esta opción habría que descartarla.

    Por tanto, yo os recomendaría estas dos opciones, dependiendo del enfoque que hayas elegido a la hora de preparar vuestros tutoriales, puede que una de las dos te resulte más atractiva que la otra.

    • WeTransfer: WeTransfer es un servicio que nos permite subir un archivo de grandes dimensiones y enviarlo a otra persona mediante un enlace, de forma que esa persona tiene que descargárselo para poder acceder a él. Lo bueno es que no tenemos que regístranos ni nada, solamente incluir nuestro email y el/los emails de destino. También es perfectamente válido que subamos nuestros vídeos al sistema de almacenamiento en la nube que utilicemos, como DropBox, Google Drive, Box o iCloud y le hagamos llegar el enlace compartido al cliente.
    • YouTube: cuando digo YouTube, también me refiero a Vimeo o cualquier otra plataforma de alojamiento de vídeo. En este caso, subimos el vídeo a cualquiera de estas plataformas y pasamos el enlace a nuestro cliente. Además, esta opción es interesante, ya que si tenemos nuestros vídeo tutoriales abiertos en el canal, esto puede hacer que otros potenciales clientes lleguen hasta nosotros si nos encuentran al buscar en Google una duda relacionada con la solución que nosotros le estamos dando.

    Cliente contento, y nosotros más

    Bueno, esto es todo. Espero que te haya convencido de la idoneidad de dedicar unas horas a crear contenido de valor para nuestros clientes. En cuanto a la opción a elegir, decántate por la que más se ajuste a tu proyecto, cliente y flujo de trabajo. En mi opinión, crear vídeos genéricos y subirlos a una plataforma de YouTube puede ser la mejor opción en muchos casos, apoyándolo en un momento dado por un vídeo específico para un cliente concreto que, por otro lado también podríamos subir a nuestro canal, ¿quién sabe si puede ayudar a alguien más a solucionar una duda?

    Lo que está claro y lo digo por experiencia propia, es que este tipo de detalles son los que marcan la diferencia con nuestros clientes, nos muestra como alguien más cercanos y profesional, que además se preocupa por sus clientes. De esta forma el cliente está contento y por extensión, nosotros también. Piensa que no te “acribillará” a emails o llamadas preguntándote esas cosas que no sabe hacer o dónde puede tocar.

    ¿Y tú? ¿Pones en práctica ésta o alguna otra técnica parecida? Estaré encantando de conocer tus opiniones, puedes dejármelas en Twitter, Linkedin o el formulario de contacto de mi página web.

  • Diez propósitos para 2019

    Año nuevo, vida nueva, como se suele decir, o mejor dicho: Año Nuevo, propósitos nuevos. Como cada comienzo de año, es buen momento para establecer nuevas metas y hábitos a cumplir, y por eso quiero compartir con vosotros mis diez propósitos para este recién comenzado 2019.

    Publicar en el blog

    Es bien sabido que una buena estrategia de marketing de contenidos es vital como herramienta de posicionamiento hoy en día. Por tanto, si quiero dar a conocer mis servicios, tengo que ser constante en este aspecto. En 2018 senté las bases para ello, estableciendo un calendario de publicación y redactando entradas de forma más o menos regular. Este año tengo que terminar de encajar esta tarea en mi rutina semanal, y no fallar en mi previsión de publicar al menos 2 posts por semana. Esto serían un total de 104 posts como mínimo publicados a final de año.

    Publicar un podcast propio

    Tras dar el salto al mundo del podcasting a mediados del pasado año, junto a mi amigo Eduardo Polo con Techonomy, quiero publicar un podcast propio (o dos). Tengo todo más o menos perfilado, a falta de determinar la frecuencia del podcast. Me gustaría que fuera diario, pero tengo que pensarlo bien y hacerlo solo en caso de estar seguro de ser capaz. Prefiero empezar con un episodio a la semana y pasar a uno al día más adelante, que empezar con frecuencia diaria y no cumplir. Más información próximamente.

    Establecerme un horario de trabajo “fijo”

    Si lees mi blog, o me sigues en redes sociales, sabrás que trabajo desde casa como freelance, por lo que tengo un alto grado de autonomía a la hora de establecer mi horario de trabajo.

    Por otro lado, también sabrás que soy padre de un niño de 13 meses, el cual no va a la guardería, lo cual interfiere muchas veces con mi actividad diaria. Este año tengo el firme propósito de establecer unas rutinas lo más estrictas posibles en este sentido, las cuales pasarán seguramente por levantarme más temprano y acordar ciertos horarios con mi mujer en los que “solo” me dedicaré al trabajo aunque esté en casa.

    Tener un mayor control sobre mis gastos (compartir hoja)

    Siempre he sido bastante descuidado con el gasto económico, sobre todo antes de tener una hipoteca, un hijo al que mantener…etc. Desde ese momento, fui más consciente de que el gasto era algo que había que controlar, medir y analizar, como cualquier otra métrica de mis negocios online.

    Es por eso que desde hace un par de años, me propuse con mayor o menor éxito a llevar un control sobre el gasto, mediante alguna hoja de cálculo o app de fintech. Desde mediados de 2018, he sido más o menos constante en este aspecto, pero para 2019 quiero ser aún más estricto (sobre todo a la hora de apuntar gastos que no se reflejan en el extracto bancario).

    Por eso, he realizado una hoja de cálculo en Google Sheets, la cual comparto con todos vosotros, por si alguien tiene también la determinación de tomar el control sobre sus ingresos y gastos. Puedes acceder a ella mediante el enlace anterior.

    Publicar 2-3 proyectos propios

    Mi estrategia a medio/largo plazo con mi negocio es acabar viviendo de algún servicio propio, de forma que cada vez mis ingresos procedan menos de servicios prestados a terceros.

    Tras un par de intentos fallidos por falta de tiempo y/o constancia, este año me propongo lanzar, por fin, dos o tres proyectos propios, a los cuales preste toda la atención y dedicación que merecen. La idea sería que entre el primer y segundo trimestre del año estén lanzados. Os mantendré informados por aquí y en mis redes sociales. Mientras tanto, tomad nota de las siguientes palabras: formación, productividad, consultoría.

    Conseguir ingresos recurrentes

    En la línea del punto anterior, uno de mis objetivos prioritarios en el aspecto profesional, es conseguir ingresos recurrentes. De forma que esos proyectos propios que tengo previsto lanzar, sean escalables y me generen unos ingresos todos los meses, sin que estos estén ligados a “meter más horas”, ni depender tanto de que entren proyectos de clientes.

    Automatizar procesos

    Si quiero generar más ingresos, también quiero maximizarlos y optimizarlos todo lo que pueda. Por ello, automatizar y optimizar mis procesos internos tendrá una gran importancia para lograrlo.

    Este es uno de los puntos que ya comencé en 2018, pero que en este 2019 tengo que llevar al siguiente nivel, en ese intento de cada vez trabajar menos horas, de una forma más organizada y que generen más ingresos a su vez. Hace poco te hablaba en el blog sobre automatizar procesos para ser más productivo.

    Más formación y consultoría, menos desarrollo

    Además, dentro de mis tareas habituales, quiero centrarme más en unas que en otras. Si bien a día de hoy, la mayor parte de los ingresos proceden de tareas de desarrollo web, me gustaría que esto vaya cambiando a un modelo en el que la formación y la consultoría en desarrollo web, productividad, digitalización y nuevas tecnologías, tengan cada vez más peso en los ingresos generados.

    Establecer rutina de deporte

    Dejando un poco de lado los aspectos más profesionales, aunque éstos están muy ligados a mi vida personal, al trabajar por mi cuenta y desde casa, hay ciertas facetas que debo potenciar para sentirme mejor conmigo mismo, de forma que también esto tenga un impacto en mi vida profesional.

    Indudablemente, establecer una rutina de deporte es una de ellas. Siempre he practicado deporte: natación y fútbol de forma federada cuando era más joven, y gimnasio y natación durante los últimos años. Si bien es cierto que he sido más o menos constante a lo largo de los años, desde que he sido padre esta ha sido una faceta relegada a los últimos puestos de mis prioridades. Es algo que tengo que solucionar este año, empezando desde hoy, puesto que es algo que me reporta grandes beneficios, tanto mentales como a nivel de salud y bienestar.

    Más tiempo para mi. Cuidar mi espalda

    El tema del deporte es algo concreto dentro de un tema más general. Es un hecho que desde mi paternidad y unos problemas de salud sufridos por mi mujer después del parto, 2018 ha sido un año en el que me he olvidado de mi, anteponiendo a las dos personas más importantes que ocupan mi vida. Pero con el niño con un año recién cumplido en perfectas condiciones y mi mujer 100% recuperada, es momento de ocuparme un poco de mi, mimarme y dedicarme unas horas cada semana para mi solo, para hacer ese deporte del que hablaba, pasear, pensar y compartir algún rato de charla y risas con buenos amigos.


    Por tanto, ahí queda mi lista de los 10 propósitos principales para 2019. Como podéis ver, no pido imposibles. Son en su mayoría propósitos bastante alcanzables, pero que requerirán de esfuerzo por mi parte. El hecho de hacerlos públicos, que queden por escrito y “pasar examen” a final de año, lo hará un poquito más fácil.

    Para empezar, hoy 2 de Enero de 2019, a las 8:00 estoy escribiendo este post, de forma que estoy creando contenido en mi blog, y publicando de forma automática en WordPress y redes sociales. Y ahora, me voy a la piscina.¡Feliz 2019 a todos y a todas!

  • Automatizar tareas para ser más productivo

    Cada día, dedicamos un montón de tiempo a realizar las mismas tareas una y otra vez. No somos conscientes del tiempo que podríamos ahorrarnos si nos decidimos a automatizar tareas día a día, de forma que seamos mucho más productivos en nuestros procesos, ahorrando tiempo que podremos dedicar a otras cosas. Creéme, son muchas horas las que podemos ahorrar.

    ¿Qué es la automatización?

    Aplicación de máquinas o de procedimientos automáticos en la realización de un proceso o en una industria.

    Esta es la definición de automatización. Dicho de otra forma, automatizar tareas consiste en “programar” una serie de pasos que realicemos de forma regular y que se repiten, para que estos se realicen de forma automática, sin que tengamos que hacerlos uno a uno cada vez.

    Ejemplos de tareas a automatizar

    Dicho así puede que aún no te hagas bien a la idea de lo que significa automatizar tareas. A continuación te dejo algunos ejemplos de tareas que puedes automatizar en tu día a día y aún no lo estás haciendo:

    • Redacción de determinados textos o emails que comparten la mayor parte del contenido en muchas ocasiones, como emails en los que ofreces tus servicios, respondes a una petición de presupuesto por parte de un cliente o le envías una factura.
    • Compartir cada nuevo post de tu blog en redes sociales.
    • Mandar un email a un cliente cada vez que tiene una nueva compra en su ecommerce.
    • Crear una factura en pdf y almacenarla en una carpeta en Google Drive o Dropbox, cada vez que realizas una venta mediante la pasarela de pago de tu e-commerce.
    • Apagar las luces de casa cuando nos vamos y encender la calefacción media hora antes de que suene el despertador.

    Hay un montón de tareas más que puedes automatizar, seguro que con estos pequeños ejemplos, ya te haces una idea de por dónde van los tiros y te han venido a la cabeza un par de tareas que puedes empezar a automatizar para ser una persona más productiva.

    Herramientas de automatización

    Por supuesto, no tenemos que crear estas automatizaciones por nosotros mismos. Hay un montón de apps y servicios que se encargan de ello por nosotros. En general, son bastante sencillas de utilizar, pero en casi todos los casos, dependiendo de la cantidad de pasos y opciones que necesitemos añadir, la programación de las distintas tareas puede complicarse todo lo que queramos, incluyendo acciones condicionales…etc.

    Estos son los servicios que yo más utilizo en mi día a día para ser más productivo.

    • Zapier: Zapier es un verdadero “todo en uno”. Es un servicio en el que están incluidos los servicios más populares (y van añadiendo más) que se utilizan en Internet, y permite que trabajen entre ellos mediante pequeñas acciones o “zaps”. Algunos están preprogamados para que los utilicemos directamente, pero es 100% personalizable y podemos crear nuestros propios zaps, teniendo como única limitación, los actions o acciones que cada servicio tenga definido previamente.
    • Textexpander: gracias a Textexpander, podemos guardar textos que escribimos con mucha frecuencia, e invocarlos mediante un atajo de teclado. Y no solo se limita a texto plano, sino que podemos añadir selectores, campos en blanco…etc. Sin duda, una herramienta que tienes que probar.
    • IFTTT: “IF This Then That” = “Si pasa esto, entonces…”. Aquí estamos ante una herramienta similar a Zapier, tiene app para iOS y Android y se basa en eventos o triggers que desencadenan acciones o actions.
    • Shortcuts: Y por último, tenemos a Shortcuts o Atajos, una app integrada dentro del sistema operativo iOS, que no es más que el resultado de la compra de Workflow por parte de Apple. Hace tiempo Apple adquirió esta compañía, con una solución software muy similar a IFTTT y la implementó en el sistema operativo iOS, de forma que las funcionalidades del sistema crecen de forma exponencial, pudiendo crear flujos de trabajo entre nuestras apps y las propias funciones del sistema para crear acciones complejas que trabajan por si solas.

    Estas herramientas son algunas de las más populares y las que yo personalmente utilizo día a día. Mejor dicho, que trabajan por mi día a día, ya que lo mejor de automatizar tareas es que, una vez programadas y automatizadas no hay que interactuar con ellas, ¡se encargan de todo por nosotros!

    Más adelante, en próximos posts y cursos, hablaré más en detenimiento de cada uno de estos servicios. Opciones que tienen disponibles, planes de precios, limitaciones…y muchas cosas más.

  • Trabajar desde casa

    Levantarse de la cama, desayunar, ponerse un café y sentarse delante del ordenador a trabajar. Esa es mi rutina cada mañana, al tener el privilegio de trabajar desde casa.

    Y digo privilegio porque para mí lo es, pero por supuesto no es algo que esté hecho para todo el mundo. Primero porque si trabajamos por cuenta ajena, a pesar de que cada vez más empresas ofrecen a sus empleados trabajar desde casa, aunque sea un par de días a la semana, lo más habitual sigue siendo que no sea una opción factible. En realidad, muchos empleados trabajan desde casa, pero como un complemento a su jornada en la oficina, para terminar o adelantar cosas que no les ha dado tiempo o preven que no van a poder hacer al día siguiente.

    Pero si eres autónomo y tu negocio está basado en Internet, ¿qué te impide trabajar desde casa? Técnicamente, con todas las herramientas de hardware y software que tenemos a nuestro alcance, absolutamente nada, pero aquí ya entraría la forma de ser y de trabajar de cada persona.

    Por qué trabajo desde casa

    En mi caso, trabajar desde casa es la solución perfecta para mi forma de ver la vida y la productividad en el trabajo. He tenido la ocasión de trabajar unos meses en una oficina con unas 20 personas, y la versatilidad que me da el trabajar desde casa, en todos los sentidos, no la cambio por nada.

    Cuando me hice autónomo y monté mi propia empresa allá por principios de 2011, trabajar desde casa no era una opción. Entendía que debía contar con una oficina en la que desarrollar mi actividad y a la que los clientes pudieran venir a reunirse conmigo en caso de necesidad. Y tampoco nos vamos a engañar, también me hacía ilusión eso de tener mi propia oficina. ¡Si hasta puse un vinilo con el logotipo de la empresa en la pared! Tampoco faltaba un sofá, una cafetera de cápsulas y otro puesto de trabajo para mi socia o algún posible colaborador puntual.

    Primera sede de WIDDIAPPS, con sofá y vinilo en la pared

    Así que tras presentar un proyecto sobre la actividad y proyección de la empresa, conseguí una plaza en un centro de empresas, subvencionado por el Gobierno Vasco, el BIC Ezkerraldea por lo que el precio del alquiler era realmente bajo y además me encontraba rodeado de más emprendedores. Vamos, el clima perfecto para emprender y crear relaciones con otras empresas.

    Pero la realidad es que ni cree relaciones con otras empresas (más allá de un par de reuniones poco fructíferas) ni había clientes que se sentaran en el sofá de visitas y vieran el logo de mi empresa vinilado en la pared.

    Entonces, me planteé la situación: estaba pagando dos conexiones a Internet (en la oficina y en casa), dos recibos de la luz (en la oficina y en casa) y trabajaba igual de solo en la oficina que en el escritorio que tenía en mi casa en una habitación vacía. Los pocos clientes que tenía siempre requerían que me acercara a sus instalaciones o quedábamos en algún bar para tomar café (ahora intento evitar las reuniones presenciales, pero de eso ya hablaremos…). 

    Esta es mi “oficina” en casa actualmente

    La decisión estaba clara, no tenía mucho sentido mantener la oficina, con los gastos que ello conllevaba. Ah, y no lo he mencionado, el centro de empresas está en la misma calle en la que vivo, solo tenía que cruzar un paso de peatones para llegar. Así que me llevé mis bártulos y me monté la oficina en casa.

    Problemas

    Empezaba diciendo que trabajar desde casa no es algo para todo el mundo, indudablemente ninguna solución es perfecta, y estos son los problemas o cosas que puedes echar en falta, en comparación a trabajar en una oficina.

    • No tienes a nadie encima diciéndote lo que tienes que hacer. 
    • No hay compañeros con los que desahogarse, comentar una discusión con un jefe o con un cliente, ni con quien tomarse un café.
    • Es muy probable que tu familia y tu entorno más cercano no entiendan que aunque estás en casa, estás trabajando
    • No hay un horario marcado, pero si no te lo estableces tu mismo, estas perdido. Es un trabajo, no lo olvides.
    • Si te cuesta centrarte en el trabajo o te distraes con cualquier cosa, estar solo en tu propia casa, puede ser tu perdición.

    Ventajas

    • Olvídate de atascos a primera hora de la mañana y de perder una o dos horas de desplazamientos.
    • Ahorro en ropa y complementos, y el tiempo en elegir la ropa para el día siguiente. Hay quien dice que, aunque trabajes desde casa debes vestirte como si fueras a la oficina, pero yo soy más de pijama y chándal.
    • ¿Tienes un rato de esos que no eres capaz de concentrarte? Te puedes ir a dar un paseo, a la piscina o al gimnasio. Luego vuelves y retomas donde lo dejaste. (si trabajas en remoto para una empresa, los horarios serán más estrictos, o al menos tendrás avisar que vas a estar ausente, para que tus compañeros estén al tanto)
    • No tienes a nadie encima diciéndote lo que tienes que hacer.  * Lo que para unos puede ser un problema, para mi es una de las principales ventajas
    • No hay compañeros que te interrumpan, que griten o que quieran hacer de sus problemas los tuyos.

    En resumen

    Podría señalas más ventajas, más inconvenientes y contarte mi historia con más detalle. Probablemente lo acabe haciendo, aquí o en otro formato, pero por el momento, creo que con este post puedes hacerte una idea de cómo es trabajar desde casa en caso de que te lo estés planteando.

    El resumen sería que la idoneidad de trabajar o no desde casa, dependerá mucho de tu situación y de tu forma de ser, ya que es cierto que a pesar de tener muchas ventajas (muchísimas, desde mi punto de vista), también hay determinadas trabas o inconvenientes que hay que tener en cuenta. En mi caso, lo más costoso es que la familia entienda que aunque esté en casa, estoy trabajando, y no estoy más disponible para ellos que si trabajara en una oficina.

  • Elementor, editor visual para WordPress

    Es indudable que, cada día más, los editores visuales se están convirtiendo en la opción elegida por muchas personas a la hora de introducir contenido en sus sitios WordPress. Entre las disponibles, una de las más recomendables a día de hoy es, sin duda, Elementor.

    Características

    Elementor destaca por su simplicidad de uso, alto rendimiento, poco uso de recursos y el amplio número de opciones que nos ofrece a la hora de maquetar nuestras páginas web.

    Elementor dispone de una buena base de elementos con la que componer los layouts de nuestra web: columnas, encabezados, textos, botones, imágenes, vídeos, divisores, separadores, secciones…etc.

    Además, destaca su librería de plantillas, desde la cual podemos cargar páginas completas o secciones que puedan encajarnos con nuestros diseños (algunos solo disponibles con la versión “pro” del plugin).

    Aquí tienes todas las opciones que ofrece Elementor, organizadas por tipología:

    • Básicos: Drag & Drop, sin código, widgets, edición móvil/tablet, librería de plantillas.
    • Flujo de trabajo: Edición in-line, navegador, atajos de teclado, autoguardado, histórico de versiones, copiar y pegar, copiar estilos, tipografías y colores globales.
    • Diseño: fondos (vídeo, gradiente, overlay), filtros css, canvas template, sombras.
    • Tipografía: Google Fonts, fuentes personalizadas, Typekit, distintos tamaños (px, em y rem).
    • Layout: tamaño de sección, ancho completo, columnas anidadas, posición del contenido, z-index.
    • Edición móvil: 100% responsive, tamaño fuente para móvil, ancho de columna responsive, visibilidad de elementos, orden inverso, breakpoints personalizados.
    • Integraciones: Mailchimp, Zapier, Adobe Typekit, ActiveCampaign, reCAPTCHA, Facebook SDK.

    Instalación

    Elementor se trata de un plugin, con lo que la forma de instalarlo es la misma que aplicamos para instalar cualquier otro plugin para WordPress. En este post te explico qué es un plugin y cómo instalarlo en caso de que no tengas el proceso del todo claro o te estés iniciando en el uso del CMS.

    En apenas unos segundos tendrás Elementor instalado, activado y listo para empezar a maquetar tus páginas con él.

    Para ello, verás que ahora cada vez que entres en la pantalla de edición de un post o una página, o crees uno nuevo, te aparece un nuevo botón que dice “Editar con Elementor”. Si pulsas en él, automáticamente entrarás en el modo de edición con este potentísimo editor visual.

    Plugins

    Aparte de los distintos componentes que trae de serie, podemos extenderlos y disponer de un montón de ellos más, a medida que instalemos distintos plugins, preparados específicamente para trabajar con Elementor.

    A continuación te dejo un listado con algunos de los más populares y que yo mismo suelo utilizar en mis proyectos de forma recurrente.

    Recomendaciones

    Dependiendo de tu perfil y conocimientos, o de las características y necesidades del proyecto concreto en el que estemos trabajando, utilizar un editor visual puede ser una opción más que interesante.

    En caso de que optes por utilizar uno de ellos, Elementor es una opción a tener muy en cuenta, que yo mismo utilizo en muchos de mis proyectos, tanto propios como de clientes.

    Con la versión gratuita es más que suficiente para empezar, pero si vamos a hacer un uso intensivo de la herramienta o tenemos necesidades que van más allá de lo ofrecido por ella, sería interesante instalar alguno de los addons que te menciono más arriba.